Menu Close

¿Los jacuzzis son seguros para las personas mayores?

Share This Article

Read In English

Como las bañeras sin cita previa, los jacuzzis pueden ser una buena fuente de relajación para las personas mayores. Brindan alivio de los dolores y molestias de la artritis y pueden ayudar a las personas a aflojar las articulaciones rígidas para mayor movilidad. No es ningún secreto que muchas personas están convencidas de sus beneficios terapéuticos.

Pero, ¿los jacuzzis son seguros para las personas mayores? Los jacuzzis presentan riesgos para la salud de los ancianos porque pueden generar bacterias que causan infecciones. También son peligrosos para las personas mayores con presión arterial alta (o baja), diabetes o afecciones cardíacas. Los ancianos con problemas pulmonares crónicos o que toman ciertos medicamentos también deben evitar el uso de jacuzzis.

Cuando ven los jacuzzis en programas domésticos o en anuncios, siempre parecen tan inocentes y fáciles de usar. ¿A quién no le gusta un baño prolongado y caliente? Pero para las personas mayores, los jacuzzis pueden presentar riesgos para la seguridad y la salud que van desde mareos aparentemente inocentes hasta condiciones francamente mortales.

¿Pueden los jacuzzis enfermarte?

Los jacuzzis literalmente pueden enfermarte. Esto es especialmente cierto si usted es una persona mayor con problemas de salud o alguien que tiene un sistema inmunológico comprometido.

Las bacterias prosperan en ambientes cálidos y húmedos, lo que significa que los jacuzzis son un caldo de cultivo perfecto para ellas. Además, los parásitos también pueden vivir en el agua tibia.

Las infecciones de la piel como el sarpullido son una RWI {enfermedad del agua recreativa} común que se propaga a través de los jacuzzis y los spas. Las enfermedades respiratorias también están asociadas con el uso de los jacuzzis mal mantenidos

Centros de Control y Prevención de Enfermedades (Este extracto ha sido traducido de la versión original en Inglés)

En 2018, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) publicaron su informe sobre brotes patógenos que provenían de aguas recreativas infectadas. Estas son cosas como el agua en piscinas, jacuzzis y en esas fuentes divertidas e interactivas en las que juegan los niños en los parques. El CDC señaló que, “Durante 2000–2014, los funcionarios de salud pública de 46 estados y Puerto Rico reportaron 493 brotes asociados con agua recreativa tratada. Estos brotes resultaron en al menos 27,219 casos y ocho muertes”.

Las bacterias como Escherichia coli (abreviada como E. coli) y parásitos como Cryptosporidium (abreviada como Crypto) y Giardia pueden prosperar en los jacuzzis. Además, varios otros gérmenes que causan enfermedades también viven en ellos. De hecho, a pesar de haber sido tratadas con cloro en los niveles recomendados por la CDC, tanto Crypto como Giardia pueden sobrevivir en el agua tibia durante varios días.

Las enfermedades que los ancianos pueden contraer de un jacuzzi incluyen:

  • Tanto coli como Crypto causan diarrea.
  • E. coli también es responsable de enfermedades respiratorias como neumonía e infecciones del tracto urinario.
  • Crypto y Giardia pueden causar calambres estomacales, vómitos y náuseas, deshidratación y fiebre.

Las personas mayores y las que tienen sistemas inmunitarios debilitados (como alguien que está recibiendo quimioterapia) tienen más probabilidades de enfermarse a causa de los gérmenes en un jacuzzi. Algunas de las enfermedades que pueden contraer pueden ser mortales (ejemplo: neumonía).

¿Qué tal la enfermedad del legionario y los jacuzzis?

La bacteria Legionella (que causa la neumonía que se encuentra en la enfermedad del legionario) y los jacuzzis van mano a mano. Esto se debe a que la Legionella prospera en jacuzzis y otros ambientes con agua tibia, al igual que la E. coli y otras bacterias.

La legionela se encuentra naturalmente en el agua, especialmente en el agua tibia. Los jacuzzis (o spas) que no se limpian y desinfectan lo suficiente pueden contaminarse con Legionella. Una persona puede infectarse con Legionella cuando respira vapor o niebla de un jacuzzi contaminado.

Centros de Control y Prevención de Enfermedades (Este extracto ha sido traducido de la versión original en Inglés)

El CDC informa que ciertos grupos de personas son más susceptibles a contraer la enfermedad del legionario. Entre ellos están:

  • Los mayores de 50 años
  • Los que fuman
  • Aquellos con un sistema inmunológico debilitado.
  • Las personas que tienen una enfermedad pulmonar crónica

Lamentablemente, muchas personas mayores caen en esas categorías.

Debido a que es difícil mantener los niveles de desinfectante lo suficientemente altos en un jacuzzi para matar las bacterias, los jacuzzis no son seguros para las personas mayores. Las personas mayores realmente deberían obtener la aprobación de su médico antes de meterse o comprar un jacuzzi.

¿Puedes meterte en un jacuzzi con una afección cardíaca?

Las personas mayores que tienen problemas cardíacos en realidad deben tener mucho cuidado al usar jacuzzis. Probablemente deberían evitarlos por completo. Así mismo, aquellos con problemas respiratorios.

Los jacuzzis (y las saunas) no son seguros si tienen una afección cardíaca porque: al sumergirse en agua caliente hace que los vasos sanguíneos se expandan. Esto se llama vasodilatación y se sabe que afecta las condiciones del corazón porque provoca variaciones en la presión arterial.

Normalmente sudamos cuando estamos sobrecalentados . La evaporación del sudor enfría la temperatura de nuestro cuerpo, sentarse en un jacuzzi rodeado de agua caliente no permite que se produzca este enfriamiento del cuerpo.

El cuerpo trata de compensar dilatando los vasos sanguíneos. Esto aleja la sangre del núcleo del cuerpo y la lleva a la piel en un intento de enfriarse. El resultado es un pulso y una frecuencia cardíaca elevados para compensar la caída correspondiente de la presión arterial. Entre otras cosas, esto podría causar desmayos o mareos.

William Kormos, MD, editor en jefe de Harvard Men’s Health Watch, también recomienda que las personas “eviten pasar inmediatamente del jacuzzi al agua fría, ya que esto podría desencadenar un aumento repentino de la presión arterial (Este extracto ha sido traducido de la versión original en Inglés).

Peligros de los jacuzzis –  Presión Arterial Alta

Además de preocuparse por usar un jacuzzi con una afección cardíaca, las personas mayores a menudo se preguntan si es seguro usar un jacuzzi con antecedentes de presión arterial alta. La respuesta es “no es seguro”.

El por qué es, cómo se menciona anteriormente sobre las afecciones cardíacas, las altas temperaturas provocan vasodilatación, que es la expansión de los vasos sanguíneos. Esta expansión puede causar fluctuaciones en la presión arterial, lo que puede provocar mareos o pérdida del conocimiento (desmayo).

A los cardiólogos les preocupa que alguien con presión arterial alta puede sufrir:

  • flujo de sangre inadecuado al corazón
  • frecuencia cardíaca anormal
  • náuseas o mareos
  • posible infarto

Dicho esto, un estudio de 2003 realizado por T. Shin, M. Wilson y T. Wilson de los Departamentos de Medicina y Farmacología y la Unidad de Reducción de Factores de Riesgo Cardiovascular de la Universidad de Saskatchewan, Saskatoon, Canadá, informó que, “La inmersión en un tina durante 10 minutos reduce la presión arterial en sujetos con hipertensión tratada, pero no más que en sujetos de control normotensos. Pasar 10 minutos en un jacuzzi debería ser seguro para la mayoría de los pacientes hipertensos tratados”.

Para minimizar su riesgo, las personas mayores con presión arterial alta o una afección cardíaca deben entrar y salir de una bañera de hidromasaje lentamente para que sus cuerpos tengan tiempo de adaptarse al cambio de temperatura. Además, como señalaron los investigadores, deben limitar el tiempo de remojo a no más de 10 minutos.

Consejos de seguridad para jacuzzis para personas mayores

  • Primero, consulte con su médico para asegurarse de que es seguro usar un jacuzzi. Los jacuzzis no son seguros para personas que tienen diabetes, una afección cardíaca, linfedema, problemas de presión arterial o problemas circulatorios.
  • Siempre utilice un pasamanos de seguridad para entrar o salir de un jacuzzi. Los pasamanos pueden ayudar a estabilizar a alguien que se marea y son buenos para aquellos que necesitan ayuda para salir del jacuzzi. Nota: si obtiene un pasamanos que se puede girar para que el usuario lo pueda agarrar más fácilmente, asegúrese de que tenga una función de bloqueo para mantenerlo en su lugar.
  • Las personas mayores que están tomando ciertos medicamentos deben consultar con su médico antes de usar un jacuzzi. Estos incluyen bloqueadores beta (que reducen la frecuencia cardíaca), diuréticos, tranquilizantes, anticoagulantes o antihistamínicos. Esto es porque el calor y la duración del tiempo de remojo pueden amplificar los efectos de un medicamento.
  • Comience a usar un jacuzzi lentamente. No se siente en uno por más de 10 a 15 minutos al principio y nunca por más de treinta minutos, lo que puede causar enfermedades relacionadas con el calor como deshidratación, náuseas y desmayos.
  • Las personas con piel frágil pueden quemarse con las altas temperaturas del agua del jacuzzi, así que siempre verifique la temperatura del agua antes de entrar. Los ancianos que tienen piel frágil deben comenzar con una temperatura de aproximadamente 100 grados Fahrenheit (37 grados Celsius). Deben evitar sumergirse en agua que esté a más de 102 a 104 grados Fahrenheit (39 a 40 grados Celsius).
  • Nunca use un jacuzzi solo. Anciano o no, siempre tenga a otra persona con usted cuando use un jacuzzi

Artículos relacionados

¿Las bañeras sin cita previa son seguras para personas mayores?

¿Medicare o Medicaid pagan por bañeras sin cita previa?

Join our email list for SeniorSafetyAdvice